CONFERENCIA COMPLETA

Crónica de la negociación por pacificar el país en los momentos históricos de octubre y noviembre de 2019.

Foro Internacional de Comunicación Política

BOLIVIA2020, Crisis, Transición y Nuevo Ciclo

24 y 25 de enero de 2020

UTEPSA

Organiza grupo ComPolBolivia.com


Walter Mur (periodista y analista, como asesor de prensa de Unión Europea en Bolivia participó del proceso de diálogo y pacificación post 20 de octubre de 2019)


Conferencia:

COMO BOLIVIA ENCONTRO UNA SALIDA DEMOCRATICA?

La historia de la pacificación y los acuerdos para superar la crisis.




Nos dijeron desde chicos que los hombres son hermanos, 

y no fue tan verdad, 

porque ese año se acabaron los juegos, 

los 12 juegos.


Y terminaron para todos no de la misma manera,

unos se llevaron los laureles y el futuro 

y dejaron a mis amigos pateando piedras


Por eso únanse al baile de los que sobran, 

nadie nos va a echar de más

nadie nos quizo ayudar de verdad

(Los Prisioneros, El baile de los que sobran)


Es la letra de una canción, un llamado a la rebelión de los excluidos, podría servir para contar lo que ocurrió en Bolivia en octubre y noviembre de 2019.


La Primera constatación es la siguiente:


Una profunda movilización ciudadana sacó a Evo Morales del poder, pero fue el viejo sistema político tradicional, enmohecido y artrítico que construyó una solución constitucional.


La calle derrotó a Evo, pero la política logró una salida democrática.


No es casual lo sucedido, la historia de la pacificación es la historia de acercamientos inconfesables, alianzas de corto plazo, concesiones y acuerdos cuya base era la desconfianza mutua, que requerían mucha paciencia.


Comenzó con una reunión, esta es una revelación, de la que nunca se habló, entre la jerarquía católica y el todavía presidente Evo Morales, allí los días posteriores a la elección, cuando ya se calentaba demasiado el termómetro social, la iglesia conversó de la necesidad de pacificar el país, Evo habría al menos dado una señal positiva.


Posteriormente vienen 2 reuniones separadas, una entre la Unión Europea y el alcalde Revilla y otra con el entonces ministro de comunicación Manuel Canelas. En ambas se encuentra un punto en común: a pesar de las diferencias y el conflicto era posible encontrar espacios de diálogo, no estaba claro el objetivo ni la forma.


Cuando Evo empieza a alejarse del poder se organizan las reuniones que fueron conocidas como las reuniones del equipo de mediación, quienes quedan en esas reuniones, la Iglesia Católica representada por el arzobispo de El Alto, la UE, España, y posteriormente se incorpora la ONU (el Strio. Gral. de esta organización envía un representante).


Viene el día D, el día de la renuncia de Morales, en medio del caos de los dos días posteriores, entre el mando renunciante y la dirigencia política este grupo inicial de mediadores decide incorporar a los jefes de los partidos políticos que participaron en las elecciones; aparece Jorge Quiroga, que también andaba haciendo gestiones y Adriana Salvatierra pide que se incorpore al senador Ortiz como una contraparte institucional.


En esta etapa de discusión se cuenta con jefes políticos, un pedazo del gobierno renunciante y los mediadores. Tuto Quiroga fue clave para hacer los contactos, aportó com dos cosas, la resolución de la sucesión constitucional, a través de la sucesión simple por proclamación simple de la siguiente en mando (que era Jeannine Añez) y lo otro fue la facilitación de la salida de Bolivia del ex presidente Morales. Es muy interesante que cuando uno es presidente tiene muchos edecanes, que años más tarde llegan a ser jefes militares pero mantienen el mismo celular, gracias a ello se lograron contactos claves para las autorizaciones de la salida aérea del ex presidente.


Si algo queda en la retina fueron los gritos y el descontrol de Adriana Salvatierra, la todavía presidenta del senado no pudo sobrellevar la tremenda carga teniendo en una mano la lealtad a su jefe partidario y en la otra la posibilidad de hacerse cargo del país como presidenta, ella se puso mal, pero decidió por lealtad. Asistió a estas reuniones acompañada de la ex ministra Teresa Morales.


Este primer acercamiento tenía muy pocas posibilidades de llegar a buen puerto, mucha bulla y tonos elevados, ello sumado a la indecisión de Evo que sólo quería abandonar el país y que lo dejó saber en cada uno de los contactos, estancó la negociación, es el momento de la blusa rota, cuando Jeannine Alez se proclama presidenta, cuando Salvatierra dice que nunca entregó su carta de renuncia, a pesar de que renunció públicamente, esa carta sin firmar se encuentra guardada en las oficinas de la UE, como testimonio de que en esas horas se tomaban decisiones en la mesa, que luego se retiraban.


Como el MAS afrontó la crisis política fue todo menos una estrategia, nunca existió un plan de resistencia o nunca fue implementado, lo reconoció el propio Evo cuando dijo que no tenían plan B. Evo nunca pensó que la nueva presidenta se proclamaría de manera casi administrativa, intentó imponer una mordaza a la salida constitucional, le prohibió a Salvatierra que convoque a una sesión, a pesar de que en la comisión de mediación se había aceptado que la Asamblea sesione para tratar la sucesión. En el vehículo de subida desde la zona sur hasta la plaza Murillo hubieron llamadas telefónicas que hicieron abortar la sesión que debía realizarse ese día, le ordenó renunciar, luego no renunciar, la estrategia no estaba definida. 


Pero cuando Evo sale del país el esquema de mediación cambia, ya era poco útil hablar del ex presidente y las garantías para su salida, así que se arman dos mesas de mediación: una con los jefes políticos y otra entre los mediadores, los ex ministros de Evo y la gente que tenía representación institucional en el parlamento. Aquí conocí a la senadora Eva Copa, estaban los ministros Romero, Zavaleta y Héctor Arce. En ese momento ya teníamos en medio los sucesos de Senkata, por lo tango había una demanda de investigación y garantías. Esta reunión comenzó con la presentación de un documento que casi inmediatamente se filtró, la prensa le llamó la ley de la inmunidad, que exigía el fuero para las dos autoridades más allá del día de su renuncia, hasta la fecha de firma de dicha ley; los mediadores se dieron a la tarea para que esta ley de garantías no sea una ley de impunidad, fueron larguísimas reuniones y hasta hoy el documento, aunque no fue aprobado, en ninguna parte vulnera la constitución. En ese instante el grupo de mediadores se dieron cuenta que los ministros negociaban las garantías de Evo, pero no podían garantizar que los movimientos sociales bajen el tono. 


Aquí viene el tercer momento de la negociación, que consiste en apartar a los ministros e incorporar a los movimientos sociales, para discutir con ellos si estaban dispuestos con esta ley una transición pacífica; fue clave aquí el ministro Jerjes Justiniano, se unió al grupo también el ministro de Justicia Coimbra.


Hay una reunión clave, la comisión mediadora se reúne con la presidenta del senado, para evaluar los alcances de la demanda de la ley de garantías que el MAS exigía para apoyar la transición; no se olviden que el MAS ya había aprobado como muestra de buena voluntad la ley del presupuesto general de la nación, había viabilizado la ley para convocatoria a un nuevo tribunal electoral y había viabilizado discusiones para la transición; el gobierno se comprometió a cambio de eso otorgar amplias garantías constitucionales a sus dirigentes y no cumplía todavía; hubo una línea que sostenía que el MAS ya no era fuerte, ya no era necesaria una ley de garantías y que ya no tendría la capacidad de imponer esta determinación al margen de lo que se había acordado. Al finalizar esta reunión con Eva Copa, la senadora invita a la comisión a visitar a los senadores que estaban 8 días encerrados porque les habían dicho que si salían iban a ser apresados. 


Grande fue la sorpresa cuando cruzamos la puerta para conocer a los senadores del MAS era que había como 20 mujeres indígenas con sus niños que no podían salir del hemiciclo. Esa fue la primera constatación, por ello empezamos la conferencia con la canción denominada  “El Baile de los que sobran”, es decir que en el MAS había un grupo fundamental que tomaba las decisiones, para que otro grupo sin capacidad de decisión simplemente vote y sea con su voto que convalide las decisiones gubernamentales. El haber encontrado mujeres indígenas de diferentes lugares que no podían salir del hemiciclo fue un destapador que confirmó la existencia de un grupo de excluidos de la política oficial, a pesar de ser representantes oficiales. Esto fue clave, pues desde el momento en que se empieza a trabajar con ellos cambia la visión del grupo de mediadores, entonces la ley de garantías que sigue discutiéndose se orienta en ese instante a dar una cobertura mayor y la garantía personal del monseñor Scarpelini, del embajador De la Torre de que nadie sería detenido por el hecho simple de representar al ex partido de gobierno. 


Hasta el día de hoy la comisión ha debido llevar adelante más de 30 reuniones, casi todas ellas al principio en la Universidad Católica y luego en la sede de la UE. 


Paralelamente se armó otra comisión con los jefes políticos parlamentarios para discutir los nombres de los posibles candidatos al tribunal supremo electoral, se negociaba con el pacto de unidad y otro grupo hablaba con la gente, invitaba a algunos potenciales candidatos. Mucha gente tremendamente valiosa no tenía la intención de participar, pero se generaron consensos, no eligieron nombres, pero sí se produjeron acuerdos, gracias a este “MAS parlamentario”, que no había tenido derecho a participar todos estos años, más allá de levantar la mano.


Hasta el día de hoy la ley de garantías esta en consulta constitucional, hay un ala dura en el gobierno que sostiene la decisión de vetar esta iniciativa, olvidando que este producto es parte de un mismo proceso de diálogo y pacificación en el país. Tener un congreso al frente que no es del bloque del gobierno obligaba a generar acuerdos.


Tras el inicio del gobierno de transición la pacificación del pais tuvo dos actores fundamentales, los parlamentarios excluidos del MAS, históricamente ignorados dentro de su propio movimiento y en segundo lugar los parlamentarios de oposición excluidos y echados a menos en los últimos 10 años en la asamblea legislativa.


Está claro en Bolivia que la sumatoria de estas dos exclusiones arrojó resultados positivos. El presente momento institucional boliviano es como dice la canción El baile de los que sobran, estos excluidos de la política boliviana le dieron al país una oportunidad para iniciar junto a los nuevos actores que emergen en las calles, la nueva política y el camino del futuro.